¿Es el Tesla Model S el nuevo coche de los toreros?

¿Es el Tesla Model S el nuevo coche de los toreros?

 

¡Qué gusto volver al blog! Ya soc aquí :-). Sí, sé que a mí no se me esperaba como a aquel Tarradellas de hace 40 años, pero vamos, que aparezco otra vez en tu pantalla después de ¡3 meses! ¿Por qué tanto? Ya que porque lo necesitaba. He estado concentrado en algo muy ilusionante, que te contaré en su instante. Pero vamos al lío…

El otro día, comentando con un óptimo amigo que está bien de dinero, le dije: “Tío, tú que puedes, cómprate el Tesla S; estoy enamorado de ese coche…”. Y me dijo: “¿Qué dices…y parecer un taxi? Ni de coña”. Mi amigo lo decía porque el Tesla S (que cuesta más de 80.000 euros) transporta cerca de un año muy que se encuentra en las calles de Madrid, la localidad donde los dos vivimos. Debe de haber 15 ó 20 Tesla S negros -como el de la imagen-, que a mí me parecen hermosos. Y si lo conoces bien, ves que es como una nave espacial. Alucinante. Pero los que existen por la ciudad más importante son coches de la flota de Über y, como circulan todo el tiempo porque se relacionan una carrera con otra, es irrealizable atravesar el centro de Madrid sin ver unos cuantos ellos. Así, en la cabeza de mi amigo está que ese coche es un coche de conductor de Über o Cabify.

Dándole vueltas, el recuerdo me llevó a dos ocasiones similares: hubo un tiempo en que el sueño de algún torero era conseguir dinero para tener un Mercedes. Y el sueño de la gente cultas era, exactamente, escapar de tener un Mercedes Benz para no parecer un torero, un nuevo rico, alguien de quien la multitud formada y con dinero se quería diferenciar. También le pasaba a muchas personas lo mismo con los coches enormes de color blanco. Seguramente habrás oído esto alguna vez: “Un coche grande cómpratelo en colores oscuros; blanco vas a parecer un taxi” (los taxis madrileños son blancos).

Mercedes Benz consiguió con los años que su marca por el momento no se identificase con “el coche de los toreros”, sospecho que más por al azar que porque hicieran algo para eso. Porque la situacion es que esos sambenitos que se le cuelgan a una marca, un modelo o un color de coche, afectan para mal a la marca pero son difíciles de administrar. Cuando lanzas un producto, son los usuarios los que deciden qué llevar a cabo con él…

O no. Si Tesla quisiera evadir que su único Model S se identifique con “un coche para chóferes”, quizá podría evitarlo. Los que circulan por Madrid forman parte de una misma flota -creo-, por lo cual el dueño de la compañía compró numerosos como inversión. Quizá en esta situación Tesla podría evadir que se pierda su imagen de coche único poniendo como norma que un individuo o compañía puede adquirir un solo ejemplar de su Model S. O una marca como Toyota puede evadir que su Toyota Prius se alargue como coche de taxistas no realizando promociones comerciales destacables a ese colectivo. Aun así, si se corre la voz entre un colectivo de que el coche que mola utilizar es tal o cual, la marca no puede dejar de vendérselos, claro.

Es positivo que tu coche se popularice porque circula sin frenos por las calles, como en el ejemplo de un modelo convertido en masivo porque varios taxistas lo utilizan. Pero a la vez es un arma de doble filo: a una marca le atrae que su coche recién lanzado se vea bastante. La duda es: ¿Y si por transformarlo en taxi o coche de Cabify se devalúa en la cabeza de la enorme mayoría de probables individuos particulares? ¿Corre riesgo el futuro del Tesla S como un coche aspiracional?

Esta reflexión no posee un final porque no tengo la respuesta. Por eso lo titulé con una pregunta, que les traslado para que les mojéis en los comentarios. ¿Qué pensáis? A conocer si algún profesional en comunicación de automoción pasa por aquí y se anima a iluminarnos con sus impresiones ;).

¿Es el Tesla Model S el nuevo coche de los toreros? by Cucciolito.com

Le ofrecemos las debido al creador por ayudarnos a crear este artículo.